LOS AMIGOS DE ELLOS DOS: Lo bueno si breve…

Críticas, España, Reseñas

«Los amigos de ellos dos» es un juguete dramático de impecable producción, pero lastrado por una duración excesiva, que ni siquiera David Lorente y Malena Alterio logran salvar.

La peripecia es sencilla:una pareja se presenta en el reservado de un apartado restaurante para su cena semanal con unos amigos que no acaban de llegar. Durante ese compás de espera la pareja irá pasando de una situación de poder hasta la sumisión y la pérdida de su propia identidad, en una inteligente crítica a la sociedad burguesa. El teatro argentino ha conseguido la maestría en este tipo de texto en el que se parte de una situación reconocible para el público para ir deconstruyéndola desde la comedia para acabar en un demoledor giro final. Suelen ser entremeses ingeniosos que dibujan la sociedad dando un paso al lado para dejar al descubierto su absurdo.

Foto de Sergio Parra

En el caso de esta obra, el secreto reside en que la situación va girando tan paulatinamente y recurriendo a situaciones tan reconocibles que cuando llega el final uno no puede sino preguntarse cómo se ha llegado hasta allí. Pero la cosa no da para más de 40 minutos, en ningún caso para los 80 que dura el espectáculo. Ni siquiera con dos interpretes de la talla de David Lorente y Malena Alterio, que son ideales para los papeles que encarnan. La dirección de Veronese, un director cuya capacidad está fuera de toda duda, los mantiene siempre en un patrón parecido, que ayuda a la propuesta dramatúrgica pero que una vez descubierto, cansa al espectador, al que solo le queda esperar que las variaciones temáticas den paso al deseado final.

Funcionaría mucho mejor en formato breve junto a otra pieza, en la línea de «Maté a un tipo» de Dalmaroni, un verdadero referente del género. Desgraciadamente, este es un formato que no se ha hecho un hueco en el mercado español, y que obliga a estirar el chicle más de lo conveniente , abusando de la paciencia del respetable. El espacio de Elisa Sanz es, como siempre, bello, pero no aporta lo suficiente, y la iluminación Pedro Yagüe es sencilla pero efectiva.

Un buen trabajo con un equipo de primera que se hace innecesariamente largo.

Matadero Madrid, Sala Max Aub

Del 11 de mayo al 16 de junio de 2024

Ficha Artística

Dramaturgia Matías del Federico y Daniel Veronese

Dirección Daniel Veronese

Con Malena Alterio y David Lorente

Diseño de iluminación Pedro Yagüe

Diseño de espacio escénico Elisa Sanz

Diseño de vestuario TallerEs

Dirección de producción (Producciones Off) Ana Guarnizo

Producción ejecutiva (Producciones Off) Mónica Regueiro

Una producción de Teatro Español, ProduccionesOff y Vania

Deja una respuesta